Aprendemos desde el movimiento

  • Marylin Esmeralda Portillo Mendoza Universidad Femenina del Sagrado Corazón
Palabras clave: Movimiento, proceso, enseñanza, aprendizaje, neurociencia, cerebro, aprendizaje significativo, neuropsicomotricidad, cerebro, mente, adaptabilidad social.

Resumen

El presente artículo tiene por objetivo presentar cómo se aprende desde el movimiento para potencializar el proceso de enseñanza aprendizaje. En esta búsqueda incesante de mejorar la práctica docente y encontrar la mejor estrategia, nos apoyaremos de los hallazgos realizados por la neurociencia. Sin lugar a duda, el estudiante cuando realiza movimientos está incrementando su plasticidad cerebral, esta, a su vez, permite aumentar las conexiones neurológicas en su cerebro, desarrollando una mayor sinapsis, mejorando la capacidad de la memoria a largo plazo, la de oxigenar su cerebro, incrementar la imaginación necesaria para resolver problemas y tomar decisiones acertadas, los estudiantes tienen mayor control de sí mismos, se ejercita el lado derecho de su cerebro, el mismo que segrega sustancias químicas que mejoran la atención y concentración, al recibir mayor oxigenación entra en un estado de relajación, satisfacción y alegría; el aprendizaje que se logra en estos momentos, por lo general son significativos.

Biografía del autor/a

Marylin Esmeralda Portillo Mendoza, Universidad Femenina del Sagrado Corazón

Licenciada en Educación con especialidad en Educación Primaria de la Universidad Nacional Enrique Guzmán y Valle. Estudios de Maestría con mención en Docencia Universitaria de la Universidad Femenina del Sagrado Corazón.

Con más de 25 años de experiencia laboral en el sector de educación del ámbito privado y público. Actualmente, forma parte de la carrera pública magisterial perteneciendo al tercio superior.

Publicado
2020-09-11